Páginas Mías en el sitio

miércoles, 17 de agosto de 2011

Paciencia

  1. Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse
  2. Capacidad de saber esperar por algo que se desea mucho
Aún tomando dos de las que encontré al alcance pude darme cuenta que ambas son absolutamente vigentes para mi vida. Confieso que la paciencia me ha permitido regular mi carácter a extremos infinitos, de no contar con ella muchas personas ya hubieran partido de mi lado, muchas cosas hubieran quedado sin hacer. Se combina perfectamente con la segunda definición y de eso siempre hablo, porque deseo y deseo, y espero y espero sin desesperar, con tiempo, con paciente espera.


Es verdad que a veces no estoy predispuesto, que elijo encerrarme un poco en mis pensamientos para que me pasen inadvertidos los hechos y los actos de otros, sin embargo no dejo de atender las formas, los modos, las actitudes y claro, ahí me aflora la paciencia, ahí me descubro como paciente. Se que todo lleva un tiempo, que todo tiene un proceso pero hay casos particularmente inmejorables, quiero decir que no hay forma de que sufran una transformación, son y serán siempre de la misma manera, no hay posibilidad de cambio.

Vaya uno a saber porque resulta que es de ese modo cuando quizás con aquello del Sentido Común se puede valorar lo que uno dispone, se puede dejar de vivir en lo pasado, se puede tener Fe y encontrarle sentido a lo esencial, a lo del día, al momento, sin forzarse a tanta pavada junta en la cabeza. 

Hasta mi paciencia tiene límites, normales, naturales, propios. Yo se cuanto esperar, cuanto alargar la espera, cuanto insistir, cuanto proponer. Seguramente y como me ha pasado pude darme cuenta cuando algo debía concluir porque ya no podía esperar mas pacientemente. Seguramente me ha tocado abandonar un objetivo cuando cansado de insistir no podía lograr alcanzarlo.

Claro, es mi historia, mi tiempo, mi paciencia. Se de lo mismo en los demás, pero muchas veces eso mismo carece de inteligencia, carece de creatividad, no es mi caso. Yo busco como y porque, lo que propongo de algún modo debe hacerme sentir que podré alcanzarlo y a menudo me toca hacerlo sin ningún tipo de respaldo, solito y al trote. No tengo a quien pedir, nada me llega de arriba, me rompo el traste y lo consigo. ¿Como no voy a tener paciencia? 

¿Como no voy a tenerle paciencia a la vida si la vida a diario me regala cosas? Es cierto, tal cual como vengo diciendo, le agradezco hasta lo poco que me otorga, soy feliz, soy querido, puedo querer, se pensar, tengo confianza, me siento un hombre en plenitud y a pesar de los años tengo ganas de descubrirme aun mas, las tengo todas, no me falta nada hasta este hoy. Amo por sobre todo la existencia, no sucumbo ante la tristeza de lo perdido, porque seguramente pude o no disfrutarlo. ¿Que quiero decir?: que a veces no disfrutamos lo que tenemos y cuando lo perdemos lo extrañamos tristemente. Trato de no pasar por eso, tuve y tengo tiempo de disfrutar, mañana no puedo sentirme desconsolado porque no supe aprovecharlo.

Paciencia para todo, ayer de algún modo descubrí que así esta  bien que me deje llevar, la paciencia me hizo recibir un regalo personal muy esperado durante años, aunque seré cauto, reflexivo, no se trata de apurarse y creer que todo está bien, mejor ser paciente y esperar como va todo, como se combina todo en el laboratorio de las ilusiones.

Hasta la próxima
Jose Pedro